"EL SABER SE DEBE TANTO AL INGENIO COMO AL GUSTO."









viernes, 25 de octubre de 2013

EQUIPAJES DE IDA Y VUELTA

"Desea que cuanto sucede, suceda conforme sucede y serás feliz". Epicteto .

Últimamente, estoy viajando algo más de lo que estaba acostumbrada a hacer y paso ratos en el aeropuerto. Siempre he creído que los aeropuertos son mundos aparte y que la mezcolanza de gentes, de mil y una procedencia y con mil y un destino al que llegar, hace de ellos un hábitat con un equilibro especial, a pesar del trajín de equipajes y personas. Todo el mundo va a un sitio y luego vuelve, como se puede leer en  los propios billetes: Ida el 10 de octubre, vuelta el 17 de octubre.  Sin embargo, ahora pienso, cada vez con más frecuencia que, en realidad,  mis billetes no están siendo de ida, sino que son de vuelta; siempre voy a donde ya he ido antes, por lo tanto, vuelvo y luego retorno otra vez. Esto me gusta. Volver a encontrar los paisajes, las ciudades y sus gentes, los amigos y la comida que me hacen feliz, me cautiva  porque nunca se presentan idénticos, como  por arte de magia. A pesar de todo, preparar de nuevo la maleta, me empieza a dar  una brizna de pereza y más en esta época en la que no sabes por dónde te va a salir el tiempo, sobre todo, si te vas más al noroeste. Es por eso por lo que la maleta se llena, entonces, de los más variopintos “por si acasos” con lo que acabas sin dejar sitio para los desconciertos; para los descubrimientos, las sorpresas y las casualidades; para la providencia, la suerte y la fortuna.
El regreso  se vuelve  revelador: no has podido llenar de Gracia tu valija porque no había sitio para ella; al irte, se te olvidó dejar libre el compartimento de “Mis sueños”; como si no recordaras que, a veces, uno vive lo que sueña.


domingo, 20 de octubre de 2013

IV CONGRESO INTERNACIONAL DE LA LENGUA ESPAÑOLA






Del 20 al 23 de octubre se celebra en Panamá el 
IV Congreso Internacional de la Lengua Española, 
bajo el lema:

El español en el libro: del Atlántico al mar del Sur.



http://www.cile.org.pa/programacion.htm



jueves, 17 de octubre de 2013

FORTUNA, VERBOS Y ADVERBIOS


"Todo vale y nada es suficiente."


Hace algún tiempo que pensaba en cómo sería este momento. No podía imaginármelo, ¡hace ya tanto tiempo!, o al menos, a mí me lo ha parecido. Pero ya no hace falta que lo piense ni que lo imagine más, ya ha llegado: el empiece de este otoño es diferente.
Hasta ahora, era como el momento en el que parecía que tenía que echar cuentas de las que el balance no solía ser del todo positivo para mi hacienda. Siempre había algo en lo que no había acertado a mejorar, a reanimar, a renovar, a transformar. A crear, a explorar, a avivar, a desempolvar, a pulir, a rematar. A aligerar, a mudar, a reponer, a devolver. A imitar, a pedir, a elegir, ... Pero es que, atinar en todo es muy difícil... De ello tiene idea la sabiduría popular y lo resume con un: "El que mucho abarca poco aprieta". 
Pero, ¿qué es mucho y qué es poco? Pues, son dos adverbios de cantidad, de cantidad indefinida, su valor es 'relativo' y está en función de quién los utilice y con qué los esté comparando. Por eso, mucho, para algunos, es demasiado y para otros no es asaz. Sin embargo, poco, en general, sí es exiguo y en raras ocasiones suficiente. Debe ser por eso por lo que, a veces, al que tiene mucho no le sobra y al que tiene poco, no le hace falta más. Curioso, ¿verdad?
Sea escaso o suficiente; apretar y abarcar, algo se aprieta, algo se abarca. Siempre albergamos proyectos nuevos o tenemos almacenados viejos que abrillantamos con el cambio de temporada; pero, apretar, abarcar..., algo se aprieta, algo se abarca, casi sin proponérnoslo.
A mí, con mirar mis estanterías, ya me queda claro lo que tengo que seguir abarcando este otoño ya sin mayor apremio o imposición, porque algunos están ahí desde hace un tiempo, y se están poniendo afónicos de tanto llamar mi atención e incluso un poquito celosillos; porque yo, queriendo o sin querer, he ido eligiendo otros.




miércoles, 9 de octubre de 2013

AU CUL DU LOUP – UNA CASA EN CÓRCEGA


Christina vive en Charleroi con su familia y su novio al que ayuda en el bar de su padre porque no tiene trabajo. Sus días pasan sin animación especial. Un día, su abuela de origen italiano muere y le deja en herencia una casa en Córcega, de la cual nadie sabía su existencia. Los padres de Christina y su novio intentan convencerla de que tiene que vender esa casa, pero  a ella  le intriga saber por qué su abuela le ha dejado a ella precisamente esa casa, y una noche, de repente, decide ir a ver la casa. Cuando llega a la isla se da cuenta de que la casa está en una región muy apartada en las montañas y que está muy deteriorada. Regresa a Bélgica y para asombro de su familia y de su novio, lo deja todo y se vuelve a la isla, seducida por la hermosura del paisaje y la calidez de las personas que viven en aquellas tierras. Christina siente que es allí donde tiene que vivir, que es allí donde su vida adquiere sentido y a pesar de  que la casa que carece de las  mínimas comodidades, se instala en ella y comienza  a restaurarla, con serias dificultades económicas. 
La traducción del título es casi graciosa. En español, se ha optado por un título muy decoroso con el que no se puede adivinar donde se encuentra la casa, que está precisamente, en el cul du loup.
Esta sencilla historia está contada de la forma convencional de un viaje iniciático,  aunque  su ritmo la torna peculiar ya que está llena de silencios, de insinuaciones, de historias abiertas que al espectador le gustaría que acabasen bien para la protagonista que le acaba cautivando por su arrojo. Sin embargo, la película queda un poco corta en aspiraciones, tal vez sea porque es una película europea y no americana, o tal vez sea  porque el director quería contar una historia limpia asistida casi en exclusiva por la austeridad de la naturaleza que contrasta por su belleza con la vida  acre de la industrial  Charleroi y por sus gentes.
Para aquellos que vayan a ver la película en V.O., que no se olviden que algunos de los actores son belgas. Al principio, me chocó un poco, estoy ya acostumbrada al acento del francés de Francia y necesité unos minutos para recordar la modulación del acento valón, porque yo aprendí francés en Bruselas; pero es que el tiempo pasa y el oído se ha ido haciendo a otras cadencias. Tal vez sea el turno para el regreso.




AU CUL DU LOUP - UNA CASA EN CÓRCEGA.
Dirigida por: Pierre Duculot.
Interpretada por: Christelle Cornil, Francois Vincentelli, Jean-Jacques Rausin,
Nationalité: Francia, Bélgica.
22 agosto 2012.  1h 22min.

 ** Premios: 
Licorne d'Or - Grand Prix du Long Métrage.
Prix du public du meilleur long-métrage.   



domingo, 6 de octubre de 2013

CERVANTES, LA GALATEA. EL PISUERGA Y EL PUENTE MAYOR

¿Cuántas veces habré pasado por el Puente Mayor a lo largo de mi vida? No puedo decirlo con exactitud, pero muchas y después de este verano aún más, porque dos veces por semana, a eso de las cuatro de la tarde, lo cruzaba para acercarme al centro. Pero a esas horas, el paso era vivo, ni la frescura de las abundantes aguas, llegaba a esa altura, por lo que no corría el riesgo de que la solana, me aplanara, allí en medio.
Siempre lo atravesaba por el lado derecho y con admiración, miraba a las gentes sofritas al sol en la playa porque, en verano, el Pisuerga es a Valladolid, lo que La Seine es a París, en las dos ciudades hay playa.
El último día, sin embargo, pasé a las nueve de la mañana. Una mañana de esas que se siente el justo fresco de las mañanas de verano y como ya no había prisa, me paré un momento, casi a la entra del puente, a mirar el río, sus aguas verdes y los brillos que reflejan los rayos mañaneros en la superficie. Todavía no había bañistas, pero si deportistas haciendo footing y piragüistas entrenando.
No me acodé a la barandilla, estuve de pie en el pretil ¿Para qué agaché la vista un momento? No sé, no lo recuerdo. Pero cuál fue mi sorpresa cuando vi que, en el murete de piedra de la entrada del Puente Mayor, había una placa de mármol blanquecino que a penas se destacaba de los sillares de piedra del Puente y que yo no había visto jamás. Me llamó la atención lo que ponía y  me puse a copiar sus versos. Los conductores que esperan verde en el semáforo y salían de la ciudad hacia el norte, miraban con curiosidad.
La placa dice más o menos así:



“Bolved el presuroso pensamiento
 a las riberas del Pisuerga bellas,
Veréis que aumenta este rico cuento
claros ingenios con quien se honran ellas.
Ellas no solo, sino el firmamento,
do lucen las clarificas estrellas,
 honrarse puede bien quando consigo
 tenga allà los varones que aquí digo.


La Galatea. Canto de Calíope, Libro VI, Miguel de Cervantes. 23 – IV- 1973.


Bonita manera de celebrar el día del libro, de recordar a Cervantes y su relación con la ciudad del Pisuerga, tuvieron aquel año de 1973 y que a mí, me ha servido para recordar La Galatea y seguir los pasos de Cervantes por mi ciudad y darme cuenta de que, a veces, voy demasiado deprisa.
Así,  me acuerdo de que La Galatea  se publicó en 1585, que es una novela pastoril larga, muy al gusto de la época, en la que unos pastores y pastoras agraciados y refinados, se cuentan sus desdichas amorosas, en un marco bucólico,- el que Cervantes eligió  fue las orillas del Pisuerga-, porque Cervantes estuvo en más de una ocasión en Valladolid; siguió a la Corte en busca de trabajo como ponen de manifiesto estos versos en los que evoca el río de la Capital.
La última ocasión en la que Cervantes llegó a Valladolid fue en junio de 1604, al poco de haber publicado la primera parte de El Quijote. Su casa estaba cerca del Hospital de la Resurrección y del matadero – a los que no logro situar, a pesar de que le sirvieron de marco para El coloquio de los perros-. Y eserá durante esta estancia en Valladolid, cuando le empezaron a llegar los primeros elogios por El Quijote, pero que, sin embargo,  no va a poder saborear con gusto, porque va ir de nuevo a la cárcel acusado, esta vez, de intentar dar muerte, en la puerta de su casa, al caballero navarro Gaspar de Ezpeleta; cuando en realidad lo que le había dado a este caballero, había sido auxilio porque había recibido una estocada en un ajuste de cuentas, como así ‘se demostrara’ después.
Su estancia en Valladolid, de todos modos, no fue muy larga, porque en octubre de 1605, decide dejar la ciudad para, de nuevo, seguir a la Corte que se va a trasladar definitivamente a Madrid.
Estas son las cosas que se descubren una mañana de final verano de pasada por El  viejo puente de piedra, con la mirada puesta en el caudaloso río y el oído afinado en la cadencia de sus aguas…  y lo que dan para escribir.

Cervantes, siempre Cervantes.






martes, 1 de octubre de 2013

III CENTENARIO DE LA RAE




http://www.rae.es/rae/gestores/gespub000011.nsf/voTodosporId/13AF2F24BDD0EFA5C1257AF50031BCFD?OpenDocument



La lengua y la palabra. Trescientos años de la Real Academia Española.




La BNE se suma a la conmemoración del Tricentenario de la Real Academia de la Lengua Española albergando una exposición que cuenta con 322 piezas artísticas de diferentes épocas, entre pinturas, retratos, grabados, objetos, joyas bibliográficas y tesoros incunables.

Coorganizada por la RAE y Acción Cultural Española, con la colaboración de la BNE, y comisariada por Carmen Iglesias y José Manuel Sánchez Ron, la exposición muestra esta aventura de 300 años transcurridos desde su fundación, periodo en el cual la institución ha sido testigo no solo de los avatares comunes de la lengua, la palabra y los hablantes, sino también de nuestra propia historia.


http://www.bne.es/es/Actividades/Exposiciones/Proximaexpo/300Rae.html